El impacto de la tecnología en la curiosidad

El impacto de la tecnología en la curiosidad

La curiosidad es el «sentimiento complejo y cognición que acompaña al deseo de aprender lo que se desconoce», según Min Jeong Kang y otros investigadores en un estudio de 2009. La investigación neurológica aquí se centró, entre otras áreas, en la diferencia en la actividad neuronal cuando se presentan respuestas y cuando se presentan preguntas para preguntas de alta y baja curiosidad.

Lo que encontraron (además de alumnos dilatados cuando se revelaron respuestas a preguntas con altos niveles de curiosidad) fue revelador: el «nivel de conocimiento deseado aumenta bruscamente con un pequeño aumento en el conocimiento, de modo que la brecha entre este nivel deseado y el nivel real el conocimiento crece «(Kang, et. al. 2009). Y a la inversa, una vez que uno está ‘suficientemente informado’, disminuye el deseo de nueva información. Esto sugiere que un poco de aprendizaje debería, neurológicamente, provocar el deseo de más aprendizaje.

Esta idea, la relación proporcional entre saber y querer saber, es la base de lo que se conoce como la teoría de la brecha de información. Por supuesto, la mayoría de los maestros pueden decirte que no es tan simple.

¿Cuánto conocimiento es suficiente?

Es cierto que todo esto plantea la pregunta: ¿cómo sabe un estudiante, especialmente un estudiante más joven que toma contenido y ‘ preguntas esenciales’ y estándares de los que nunca ha oído hablar y, por lo tanto, incapaces de curiosidad natural, cuándo aprendió lo suficiente? La investigación nunca se ocupó de esta cuestión sociológica, pero es probable que tenga algo que ver con la referencia de normas con grupos sociales elegidos.

Cuando los alumnos miran a su alrededor, ¿qué nivel de conocimiento ven? ¿Y qué marcadores tienen para medir el conocimiento en otros? Esta conciencia por parte de los alumnos, junto con la motivación extrínseca y la presión de los padres, maestros, etc., juntos probablemente forman una especie de línea de base de lo que es «suficiente conocimiento».

Por supuesto, la tecnología y las redes sociales crean miles de comunidades potenciales donde antes podían haber cinco. Por lo tanto, la ‘medición’ interna por parte de los estudiantes es implacable. En lugar de la casa, la escuela, algunos grupos de amigos, equipos deportivos y tal vez afiliación religiosa, la tecnología ha ofrecido un número casi infinito de grupos sociales potenciales para que los estudiantes se conecten, haciendo la ‘medición de la sabiduría’, que no es Es tan loco como parece, frenético, absolutamente secundario y casi imposible.

Y cuando se tiene en cuenta eso, a través de la tecnología, en lugar de seis ‘áreas de contenido’, los estudiantes ven un vertiginoso caleidoscopio digital de datos y estímulos en cualquier momento dado, las cosas pueden desenredarse, o al menos acelerarse, muy rápidamente.

3 diferentes tipos de curiosidad

El estudio observó múltiples tipos de curiosidad, incluidos los sensoriales y los basados ​​en el conocimiento (epistémico). El último implica desear datos o descubrimiento, mientras que el primero implica el deseo de «evitar el aburrimiento o la privación sensorial».

Estímulos visuales: querer ver algo

Narrativas semánticas: p. Ej., Programas de televisión, drama literario

Información social: por ejemplo, chismes, redes sociales y otras ‘narrativas semánticas’

Aquí, los investigadores en el estudio tuvieron cuidado de (brevemente) notar el impacto de la tecnología en la curiosidad. En la era de la información, los estudiantes (conectados) están constantemente en presencia de cantidades extraordinarias, por definición, poco naturales, de datos y experiencia potencial que nunca han existido en la historia de la humanidad. Lo que ha cambiado cuándo, por qué y cómo ocurre la curiosidad.

El impacto de la tecnología en la curiosidad

La curiosidad, probablemente una adaptación evolutiva, era un apetito crudo de información que nos ayudó a sobrevivir. Pero ese mismo apetito agresivo por la información y la experiencia cambian ante la abundancia de información.

El simple deslizamiento de un dedo puede invocar una avalancha literal de información, nuevas caras y comunidades, simulaciones digitales y otros estímulos visuales, semánticos y sociales. De hecho, incluso los ataca pasivamente a través de un aluvión de mensajes y notificaciones push que interrumpen cualquier oportunidad de reflexión. Y no se trata solo de redes sociales, aplicaciones y videojuegos. El panorama digital intermitente, continuo y continuo amenaza incluso el enfoque de investigación más decidido.

Incluso un estudiante ‘en la tarea’ debe navegar por los medios, las comunidades y las reglas sociales que se agitan sin cesar. Esto crea, entre otras cosas, un entorno digital dinámico y, por lo tanto, cognitivo, en el que los usuarios deben estar constantemente conscientes de lo que hacen y lo que no saben, lo que suena interesante hasta que te das cuenta de que la tecnología está diseñada para el compromiso. Entonces, diseñado para atraerlo en lugar de dejarlo, silenciando la necesidad de ser consciente de sí mismo.

La gamificación, las notificaciones, los títulos de contenido, los clics, los me gusta, los videos sugeridos y otras realidades modernas buscan, quizás sin darse cuenta, reemplazar la curiosidad por caminos artificiales que no solo desafían a un estudiante a ‘mantenerse en la tarea’, sino que aparentemente pueden desacreditar investigación tradicional, y el trabajo detrás de ella, y estudio como aburrido, serio o irrelevante.

El impacto sobre la curiosidad aquí es ciertamente predecible.

Además en el trabajo aquí está la atmósfera de la mayoría del diseño instruccional basado en resultados. Cuando los temas, métodos, herramientas y patrones de aprendizaje se eligen para el alumno, hay poca necesidad de curiosidad. En cambio, es «alentado» por los alegatos verbales, incentivos incómodos (dinero para «buenas calificaciones») o advertencias débiles para «predecir» lo que podría suceder en el libro que no eligieron en función del nivel de conocimiento que desconocían en la clase a la que no se inscribieron.

En estos casos, la curiosidad se reduce a un compromiso intermitente, el verdadero rigor se vuelve incómodo, y los estudiantes buscan constantemente la comodidad del refuerzo social, entretenimientos ciertamente entretenidos y un motor de búsqueda mágico que rezan identifica por ellos la macro relevancia de la perspectiva completamente humana de la tecnología. 

Los puntos ciegos de la tecnología

La tecnología está diseñada para crear estímulos agradables que generen curiosidad para el estudiante. Si el titular o la interfaz de usuario no se extienden y lo agarran por el cuello, no tiene ninguna posibilidad en el panorama digital moderno.

Además, con la agitación natural de los grupos sociales, las redes sociales y los hábitos de esos grupos en esas redes, los usuarios tienen problemas para encontrar un terreno estable para medir lo que saben contra los que los rodean, manteniendo la teoría de la brecha de información constantemente fuera de balance, y finalmente sofocando la curiosidad duradera.

Nada de esto significa que la tecnología sea mala. Tampoco es esto simplemente una advertencia de cuento de advertencia de los elementos de diseño silencioso de la tecnología y talentos relacionados. Más bien, este es un argumento para la curiosidad en su ecología natural. La forma de los medios (libro o video de YouTube, transmisión de Twitter o tratado matemático en prosa extendida) tiene menos importancia que la salud y el equilibrio de esa ecología.

Para muchos maestros, darles a los estudiantes ‘un poco’ de información no necesariamente los lleva a ‘rogar por más’. En cambio, ese ‘pequeño’ estímulo los ahoga o los aburre, lo que lleva a una especie de aparente apatía. Este era probablemente el caso antes de que los iPads y los teléfonos inteligentes se dejaran caer en las vueltas de muchos en las etapas críticas del desarrollo cerebral. Pero a diferencia de los días de maestros desconectados y libros de texto aturdidores, la tecnología ha brindado claves para el universo.

Entonces, cuando los estudiantes todavía muestran apatía frente a ese universo, el pánico puede ser apropiado.

Pero quizás, la tecnología ha creado una horrible y terrible ilusión de conocimiento, donde los usuarios equiparan el acceso con la posesión. Si la curiosidad es realmente el «sentimiento complejo y la cognición que acompaña al deseo de aprender lo que se desconoce», ¿qué sucede cuando los estudiantes no saben lo que no saben?

¿Cuándo ya no pueden juzgar cuando están ‘suficientemente informados’? ¿Cuándo su paisaje digital baila con solo metáforas vacantes de comprensión y sabiduría? Cuando piensan que pueden ‘Google’ en cualquier momento? ¿Y cuando miran a su alrededor, todos los demás están haciendo las mismas cosas? ¿Entonces que?

Quizás entonces, como educadores, deberíamos comenzar por crear visualizaciones, narraciones y diálogos convincentes sobre lo que hay que saber: lo que vale la pena entender y por qué. 

Sobre la naturaleza iterativa de la sabiduría y las limitaciones de la tecnología.

Sobre la interdependencia de la familia y la comunidad, y la capacidad crucial y singularmente humana de hacer la pregunta correcta en el momento adecuado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprovecha esta oportunidad por tiempo limitado te ofrecemos un gran paquete de materiales diversos para este regreso a clases. Te incluimos lo siguiente:
✅Planeación 2° trimestre  
✅ Kit de aula virtuales con propuestas de actividades
✅Actividades didácticas para utilizarlas en el proyector
✅Examen trimestral.
✅Control de asistencias y Control de tareas.
✅+400 actividades y recursos para descargar 
✅Formato de registro de incidencias. ,Formato de escala de actitudes.
✅Efemérides.
✅Material didáctico.
✅Y mucho más..
DESCARGAR
close-link