8 maneras de crear un aula amigable con el cerebro

La idea de un aula «amigable para el cerebro» no es un tema de conversación frecuente en la educación, pero tal vez debería serlo.

Cómo crear tal clase no es inmediatamente obvio. Aunque es valioso para los maestros estar familiarizados con la investigación neurocientífica y transmitir los hallazgos relevantes a los interesados ​​en la educación, es crucial que los educadores utilicen estrategias de clase que reflejen lo que sabemos sobre el cerebro y el aprendizaje.

Entonces, ¿cómo pueden los maestros crear entornos donde la ansiedad es baja mientras proporcionan suficiente desafío y novedad para una estimulación cerebral adecuada? ¿Cómo puedes crear un aula que funcione de una manera que al cerebro le guste aprender?

8 maneras de crear un aula que funcione como el cerebro le gusta aprender

1. Hacer el aprendizaje claro y claramente relevante

Cuando una lección es demasiado abstracta o parece irrelevante para los estudiantes. Los maestros pueden reducir este tipo de estrés haciendo que la lección sea más interesante y motivadora personalmente. Idealmente, los estudiantes deberían poder responder la pregunta «¿Por qué estamos aprendiendo sobre esto?» En cualquier momento de una lección. Los maestros pueden encontrar valiosos materiales de antecedentes y conexiones de interés humano en los libros de texto publicados en la década de 1990, antes de que muchos editores descartaran dicha información para dar cabida a las preguntas del examen de práctica.

Internet es una fuente de muchos planes de lecciones compartidas por maestros y enlaces a sitios web que proporcionan recursos para actividades de los estudiantes y bases de datos de información que dan vida a las lecciones más pesadas. Considere nuestras instrucciones para completar el espacio en blanco para el aprendizaje basado en proyectos donde los estudiantes pueden, con su ayuda, crear sus propios proyectos.

No siempre es posible explicar la relevancia inmediata de cada lección. En matemáticas, por ejemplo, los estudiantes deben dominar ciertas habilidades antes de poder continuar investigando temas más grandes y más claramente relevantes. Una forma de aumentar la conexión emocional es adaptando problemas de palabras para que incluyan los nombres de estudiantes, celebridades populares, personajes históricos o héroes deportivos. Del mismo modo, los problemas sobre las tasas de interés pueden estar relacionados con la compra de algo que los estudiantes desearían comprar, como un iPod o zapatillas nuevas. Los estudiantes pueden aprender sobre los valores decimales calculando los promedios de bateo hasta la milésima posición.

Los maestros de artes del lenguaje pueden combinar lecciones sobre la escritura formal de cartas con un estudio de ética o publicidad. Los estudiantes seleccionan un anuncio de televisión o un anuncio impreso que consideran engañoso y escriben una carta expresando esa opinión a la empresa en cuestión. Los estudiantes pueden comparar hechos históricos y ficción leyendo textos, examinando fuentes primarias y viendo películas. En las clases de ciencias que abordan las diferencias entre mezclas y soluciones, los estudiantes pueden predecir qué líquidos en sus hogares son mezclas y cuáles son soluciones. En casa, prueban sus predicciones al ver qué elementos están en capas separadas hasta que se agitan.

O en lugar de simplemente estudiar hechos sobre la contaminación, los estudiantes pueden aprender a tomar y analizar muestras de agua  Cuando una lección o un bloque de lecciones está lleno de hechos para memorizar, los estudiantes a menudo sentirán menos estrés cuando vean una recompensa intrínseca por sus esfuerzos, como usar los hechos que han dominado como una herramienta para participar en una actividad más atractiva. Por ejemplo, cuando los estudiantes conocen las conversiones de medidas métricas a estándar, pueden ‘traducir’ una receta de un libro de cocina que usa medidas métricas en las cantidades que necesitan en las medidas estándar de los EE. UU.

2. Dale un descanso a sus cerebros

Al igual que los adultos, los estudiantes pueden reducir el estrés disfrutando de pasatiempos, tiempo con amigos, ejercicio o música. A pesar de que las escuelas están acortando el recreo, la educación física, el arte, el teatro e incluso la hora del almuerzo para agregar más tiempo a las materias básicas, los maestros pueden dar a los estudiantes unas vacaciones de tres minutos para reducir el estrés. Cualquier actividad placentera utilizada como un breve descanso puede darle a la amígdala la oportunidad de enfriarse y a los neurotransmisores tiempo para reconstruirse.

3. Ayudar a los estudiantes a crear asociaciones positivas.

El cerebro funciona a través de circuitos de retroalimentación que crean asociaciones con el tiempo. Así que ayude a los estudiantes a crear asociaciones positivas con la escuela: con áreas de contenido, calificaciones con letras, exámenes o simplemente la idea de la escuela misma. 

Eliminar todo el sufrimiento, el estrés y la negatividad de la vida de los estudiantes es imposible. Sin embargo, incluso si las experiencias previas en el aula han llevado a asociaciones que vinculan ciertas actividades, como memorizar tablas de multiplicar, con una respuesta al estrés de la amígdala, los estudiantes pueden beneficiarse de volver a visitar la actividad sin que ocurra algo negativo. Al evitar prácticas estresantes como llamar a estudiantes que no han levantado la mano, los maestros pueden amortiguar la asociación del estrés. Los estudiantes pueden desarrollar asociaciones positivas con la multiplicación practicándola con una estrategia de refuerzo positivo.

Por ejemplo, primero pueden revisar la tabla para multiplicar por ocho, luego completar los espacios en blanco en una hoja de trabajo e inmediatamente verificar cada respuesta escrita con una calculadora. Si la respuesta es correcta, el alumno experimenta un refuerzo positivo instantáneo. Si la respuesta es incorrecta, el alumno ve la respuesta correcta en la calculadora, una experiencia mucho más placentera que escuchar a un compañero decir la respuesta antes de que el alumno pueda comenzar a calcularla.

4. Crear progresos y logros visibles

Al crear progresos y logros visibles, utilizando una calificación aditiva o incluso una especie de «lista de verificación» que los estudiantes pueden ver completarse, se libera dopamina y la autoeficacia tiene la oportunidad de desarrollarse.

De manera similar, los estudiantes pueden aprovechar sus recuerdos neuroquímicos de sentimientos positivos si tienen la oportunidad de reconocer y saborear sus éxitos. Una lista publicada de ‘Logro de objetivos personales’, por ejemplo, reconoce los éxitos de todos los estudiantes. Los estudiantes establecen objetivos personales, como aprender una tabla de multiplicación específica, y sus nombres aparecen en esta lista cuando logran sus objetivos.

A diferencia de la lista competitiva más típica de puntajes o listas de estudiantes que han dominado habilidades específicas, esta lista de logro de objetivos incluye solo los nombres de los estudiantes que han alcanzado sus objetivos, no los objetivos en sí mismos.

5. Ayudar a los estudiantes a aprender a priorizar la información.

No toda la información o tareas son igualmente importantes. Como adultos, en situaciones críticas o de alto estrés, cuanto más rápido el cerebro pueda identificar lo que es «más importante», mayores serán las posibilidades de éxito o supervivencia. Separar datos más y menos importantes es una habilidad de pensamiento crítico y supervivencia enormemente importante.

Es útil para los maestros guiar a los estudiantes en el aprendizaje de cómo priorizar la información, cómo decidir qué hechos son dignos de anotar y revisar al estudiar. Cuando los maestros demuestran y explican cómo determinan qué hechos son importantes, los estudiantes ven cómo hacer esos juicios por sí mismos mientras leen textos y estudian. Ayudar a los estudiantes a aprender a priorizar y, por lo tanto, a reducir la cantidad de información que necesitan para tratar es una forma valiosa de promover un aula «amigable para el cerebro».

6. Aproveche el aprendizaje basado en la indagación y una mentalidad de crecimiento

Si bien la repetición es una estrategia comprobada de aprendizaje basado en el cerebro (la práctica hace la perfección), no siempre es tan simple. Gracias a la liberación de dopamina y la consolidación de los recuerdos relacionales, es más probable que los estudiantes recuerden y comprendan lo que aprenden si les resulta convincente o tienen una parte en descubrirlo por sí mismos. Además, cuando los estudiantes tienen algunas opciones en la forma en que estudiarán o informarán sobre algo, su motivación aumentará y el estrés disminuirá. Serán más receptivos a sus errores, motivados para intentarlo nuevamente y menos conscientes de hacer preguntas.

Útil aquí en el aprendizaje de investigación (así como en las aulas académicas tradicionales) es ayudar a los estudiantes a desarrollar una mentalidad saludable. Como quieras llamarlo: mentalidad de crecimiento, fallar hacia adelante o asumir ‘riesgos geniales’, la mentalidad lo es todo en la vida y dominar esto puede desarmar la ‘escuela’ y ayudar a los estudiantes a cultivar el amor por el aprendizaje.

7. Reduce el estrés

Las aulas pueden ser el refugio seguro donde las prácticas académicas y las estrategias en el aula brindan a los estudiantes comodidad emocional, placer y conocimiento. Cuando los maestros usan estrategias para reducir el estrés y construir un ambiente emocional positivo, los estudiantes adquieren resistencia emocional y aprenden de manera más eficiente y en niveles más altos de cognición. Como era de esperar, los estudios de imágenes cerebrales respaldan esta relación.

Si los estudiantes se sienten seguros, tienen objetivos claros, un progreso visible y la capacidad de identificar lo que es más importante, se puede minimizar el estrés. Además, si se les permite, y se les apoya, la investigación basada en la curiosidad, se les da descanso y pueden reemplazar las asociaciones negativas con asociaciones positivas, el cerebro estará en un estado mucho más propicio para el aprendizaje. 

8. No estreses demasiado la memoria a corto plazo

La teoría de la carga cognitiva explica más, pero en resumen esto equivale a enseñar de una manera que respeta la limitación de la memoria de «trabajo» a corto plazo en comparación con la memoria de «largo plazo» más capaz. Esto reduce el estrés, que como se demostró anteriormente, disminuye la capacidad neurológica y aumenta las asociaciones negativas para el aprendizaje. 

Open this in UX Builder to add and edit content

 

Un comentario de “8 maneras de crear un aula amigable con el cerebro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos a unos días de comenzar los Procesos de Admisión y Promoción 2021

✅Estudia y practica con más de 300 reactivos y temas clave que abarcan los 4 dominios del perfil docente y técnico docente ,así mismo te incluimos la bibliografía resumida de una manera fácil y rápida de comprender.

📌Ahorra tiempo y enfócate únicamente en prepárate.
✍VER MÁS
close-link